El fabricante ruso de automóviles AvtoVAZ comunicó hoy que la auditoría realizada sobre sus actividades correspondientes a 2008 ha sembrado dudas sobre su viabilidad en el futuro, aunque señaló que la empresa podría sobrevivir mediante ayudas estatales. Los auditores encargados de revisar las cuentas de la empresa rusa comprobaron que la firma automovilística cerró el pasado ejercicio con unas pérdidas de 24.700 millones de rublos (564 millones de euros al cambio actual). La auditora señaló que los activos tóxicos de la empresa superaron los activos buenos en 35.000 millones de rublos (799 millones de euros). No obstante, la compañía indicó que ha firmado una línea de financiación por importe de 25.000 millones de rublos (570 millones de euros) y que se beneficiará de otras ayudas económicas, entre las que se incluyen los incentivos a la compra de coches económicos en Rusia, que podría servir para asegurar la viabilidad de la corporación.