La tasa de ahorro de las familias españolas cayó el pasado año hasta el 8,9% de su renta disponible bruta ajustada (RFBDA), lo que supuso casi un punto menos (0,8) respecto al ahorro registrado en el 2000, que alcanzó el 9,7%, según el último informe sobre Consumo y Economía Familiar de Caixa Catalunya. En los últimos siete años, el avance del gasto familiar fue superior al incremento de la renta disponible, por lo que el peso del consumo privado en la RFBDA aumentó desde el 90,6% en el 2000 hasta el 91,3% en 2007.