La inversión de 19.500 millones de dólares propuesta por Chinalco a Rio Tinto es positiva para Australia y para China y la preocupación por la alianza, aunque comprensible, es innecesaria, indicó el martes el embajador de China en Australia Junsai Zhang. La operación, que sería la mayor inversión china en el extranjero hasta la fecha, ha generado temor y cuenta con la oposición de unos cuantos políticos. Lo que más preocupa es que China incremente su influencia sobre el precio de las materias primas más exportadas por Australia, como el mineral de hierro y el carbón, así como el beneficio a largo plazo de ceder a China el control de grandes participaciones de los mejores activos de Rio Tinto.