El 48 por ciento de empresas planea reducir este año el montante de los incentivos a corto plazo de sus directivos en cerca de un 40 por ciento, y el 55 por ciento de compañías congelará salarios en los próximos doce meses, según un estudio de la consultora Watson Wyatt. De las 145 compañías encuestadas entre diciembre y marzo para el estudio, el 23 por ciento señala que ya ha reducido las gratificaciones, mientras un tercio de las empresas consultadas espera que el valor de los planes de incentivos a largo plazo disminuya alrededor de un 35 por ciento. Además, casi 4 de cada 10 empresas ya han rebajado la concesión de planes de incentivos a largo plazo o planean hacerlo en el futuro de cara a los accionistas, medida que se debe a la presión de los consejos de administración para realizar cambios, según la socia directora general de Watson Wyatt, Begoña Benito. El informe de la consultora apunta que el marco de regulación preocupa a los comités de nombramientos y retribuciones, dado que el 56 por ciento de empresas manifestó su inquietud sobre las medidas de aprobación de los salarios de los directivos por parte de los directivos.