Después del rescate de Irlanda ¿vendrá el de España, Portugal quizá? Alexis Ortega, Socio director de Finagentes Gestión, va más allá y reconoce que habría que “meter en el mismo saco  también a EE.UU. y Reino Unido pues, comparten los ingredientes para que salten las alarmas.

La preocupación que impera en el mercado tiene un foco común, la deuda periférica. Alexis Ortega, Socio director de Finagentes Gestión, reconoce en el encuentro digital celebrado en Estrategias de Inversión, que la crisis de la deuda soberana no va a pararse en Irlanda. “En el mismo saco metería a España, Portugal, Italia, pero también a Reino Unido y Estados Unidos, que de momento y aunque se mantienen al margen, comparten con los primeros un alto nivel de endeudamiento (público y privado), déficit de exteriores acusados y caída de la demanda interna. Pero el orden en el que se producirán los ataques no lo sé”.

Además, este analista hace hincapié en “las causas de los rescates que se producen como resultado del ataque de los mercados y la imposibilidad de crecer”. En este sentido, Ortega asegura que en el corto plazo, pondera más lo primero si los mercados se empeñan y pierden la confianza. En el medio plazo -continúa- “pondera más lo segundo, si no se hacen reformas (incluso yo diría una reestructuración de la deuda) que permitan crecer a España, el rescate será inevitable”.

En cuanto al papel de China en este escenario, Ortega reconoce que el gigante asiático está apostando, por el momento, por Europa del Sur puesto que la compra de deuda del sur permite fortalecer al euro frente al dólar. Y es que “si China no quiere que el euro caiga por debajo de los 9 yuan-euro, deberá evitar un dólar- euro por debajo de los 1,34 o abortar el proceso de apreciación del yuan-dólar que apenas ha empezado”, reconoce este experto.

Enfrentamiento China-EE.UU.

La economía global necesita un ajuste que reduzca los desequilibrios exteriores entre EE.UU. y China principalmente, lo que en palabras del socio director de Finagentes Gestión, “lleva aparejado una apreciación del tipo de cambio del yuan y una devaluación del dólar”. No obstante, “China se resiste entre otras cosas porque interpreta que el euro está también infravalorado para Alemania (segundo superávit en términos absolutos del mundo) por lo que pierde una apreciación también del euro para protegerse de Alemania”. La impresión de este experto “es que si no se logra un euro por encima de los 1,40 (con los perjuicios que tiene sobre la Europa del Sur) China no va a dejar que el yuan se revalúe. Dificil encaje”.

Consulte más encuentros digitales