El Departamento del Tesoro anunció este miércoles los detalles del plan de la Casa Blanca para ayudar a nueve millones de hipotecados a mantener sus viviendas a través de la modificación de los términos de los préstamos que acordaron con las entidades financieras. Se trata de dos programas que contarán con una partida de 75.000 millones de dólares, que estarán disponibles, por un lado, para entre cuatro y cinco millones de propietarios que tengan un buen historial de pago de sus cuotas con Fannie Mae y Freddie Mac.
Por otro, se podrán acoger a las ayudas entre tres y cuatro millones de titulares de hipotecas que corren el riesgo de no poder hacer frente a sus préstamos por la subida del importe de las cuotas y que tampoco pueden vender sus viviendas por la caída de los precios.

Las nuevas reglas anunciadas por el departamento que dirige Tim Geithner permitirán a los titulares de hipotecas refinanciar sus préstamos para beneficiarse de los bajos tipos de interés actuales, o incluso negociar con los bancos un interés fijo durante toda la vida del préstamo.

El plan de rescate a los hipotecados había sido anunciado el pasado 18 de febrero por el presidente, Barack Obama, pero hasta hoy no se conocían los detalles concretos de quiénes podrían beneficiarse y cómo hacerlo.

HASTA UN MAXIMO DE 729.750 DOLARES


El Tesoro precisó hoy que sólo podrán acogerse a este plan aquellos ciudadanos que hayan constituido sus hipotecas antes del 1 de enero de 2009, que sea para la compra de su primera vivienda y que el principal no sea en estos momentos superior a 729.750 dólares.

Los beneficiados tendrán que presentar justificantes de sus ingresos, incluidas las dos últimas nóminas, ya que deberán demostrar a los bancos que tienen problemas para hacer frente a los pagos de sus cuotas.

Los programas del Tesoro, que estarán en funcionamiento hasta el 31 de diciembre de 2012, también contempla la posibilidad de ofrecer incentivos para aquellos que quieran eliminar segundas hipotecas.

Los detalles del plan llegan tras conocerse que más de 8,3 millones de hipotecados deben en estos momentos más que el valor actual de su vivienda, y que lo mismo podría ocurrirle a otros dos millones de propietarios si el precio de la vivienda baja otro 5%.

Así se desprende de un informe publicado hoy por la firma de investigaciones económicas First American CoreLogic, una empresa con sede en California que se dedica a proporcionar datos de vivienda.