Los inventarios de negocio en Estados Unidos repuntaron un 1%, que se acumula además con la subida de febrero, cuando fue del 0,7%, dato revisado hoy dos décimas al alza.

Es un dato positivo para la economía americana en la medida en que supera en una décima la previsión de los analistas. Estimaban un repunte en los inventarios de negocio del 0,9%.

Wall Street está siendo sometido hoy a una auténtica avalancha de datos macroeconómicos que han hecho que el mercado americano abriera con caídas superiores al medio punto porcentual. Los datos de paro semanal conocidos este jueves han sido peores de lo previsto. 434.000 personas realizaron peticiones para el subsidio por desempleo, unos 4.000 estadounidenses más de lo previsto.

A la caída, por tanto, del poder adquisitivo de los estadounidenses se suma la caída de las ventas minoristas que crecen menos de lo previsto por los analistas. Aún así, se colocaron en los 389.400 millones de dólares, un 0,5% arriba si lo comparamos con los datos del mes de marzo.

Y al otro lado del comercio, la producción mayorista que ahora es más cara. Sus precios aumentaron un 0,8% debido al repunte de los costes de la energía.