La economía estadounidense creó 131.000 nuevos empleos en mayo, frente a los 125.000-130.000 que esperaba el consenso de los analistas. Además, la tasa de paro se ha mantenido en el 4,5% en junio, tal y como auguraba el mercado.