La economía estadounidense se dirige de forma clara hacia una de las peores recesiones recientes por los grandes excesos llevados a cabo, según señaló la firma estadounidense Rogers Holdings a Bloomberg. Según su presidente Jim Rogers, en esta ocasión se producirá una mezcla peligrosa derivada de la presión a la que está sometida el dólar y la fuerte inflación existente.