La Comisión Europea ha abierto investigaciones contra las compañías de electricidad francesa EDF y Electrabel, filial de Suez y operador histórico de Bélgica, por monopolizar los mercados de la electricidad en Francia y Bélgica. Según la Comisión, EDF y Electrabel podrían haber introducido 'obligaciones de compras exclusivas a largo plazo' en sus contratos de abastecimiento a consumidores industriales. La Comisión Europea considera que "l desarrollo de un mercado de electricidad más competitivo en esos Estados miembros podría verse retrasado'. La apertura formal de esta investigación por parte de Bruselas constituye la primer etapa de un procedimiento de infracción.