Ecuador se quedará con el 99% de los ingresos extraordinarios de la venta de petróleo, según ha anunciado el presidente Rafael Correa. Se modifica así una ley que repartía en partes iguales los excedentes con las empresas extranjeras por el alza en el precio del crudo. Las petroleras -entre ellas Repsol- han asumido con tranquilidad la revisión de los contratos, aunque se desconoce por el momento una reacción a la ley que les recorta al máximo las ganancias excepcionales.