Ebro Foods obtuvo en el primer semestre del año un beneficio neto de 92,08 millones de euros, un 5,2% más que en el mismo periodo de 2016.

Hasta julio, las ventas de EBRO FOODS subieron un 2,6% hasta alcanzar 1.284,8 millones de euros, principalmente gracias a la destacable evolución de la división arrocera, según ha explicado la compañía a través de un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El grupo de alimentación registró a junio un resultado bruto de explotación (ebitda) de 181,7 millones de euros, un 10,5% más que en los seis primeros meses del año anterior, al tiempo que el ebit alcanzó los 54,27 millones, un 5,5% más.

El grupo cerró el semestre con una deuda neta de 454,7 millones, frente a los 396 millones de euros de marzo, aunque supone un descenso de su endeudamiento del 1,5% en comparación interanual.

Por divisiones, las ventas de la división de arroz de Ebro Foods alcanzaron los 672,9 millones de euros, un 5,6% más.

El ebitda de esta división subió un 13,2% en el primer semestre, hasta los 110,4 millones, en tanto que el ebit se situó en 94 millones, un 14,8% más en comparación interanual.

Por el contrario, la facturación de la división de pasta descendió un 0,9%, hasta los 604,07 millones.

El ebitda de la división creció un 5,8%, hasta los 76,4 millones, mientras que el ebit ascendió a 54,27 millones, un 5,5% más que en el primer semestre de 2016.

Ebro Foods también ha explicado que la compañía continúa trabajando en las inversiones orgánicas de carácter estratégico, al tiempo que no descarta nuevas adquisiciones antes de final del año.