Dragados ha notificado a la Comisión Europea su intención de hacerse con el control de la constructora polaca Pol-Aqua. Bruselas tiene hasta el 17 de septiembre para decidir si da vía libre a la operación. La filial de ACS ha presentado una opa por el 65,53% de las acciones de Pol-Aqua, por un total de 116 millones de euros, y ha condicionado la operación a que acepten la oferta al menos el 49,53% de los títulos. Esa cifra permitiría a Dragados controlar más de la mitad del capital social de la constructora polaca.