Dogi ha registrado unas pérdidas de 3,12 millones de euros en el primer trimestre del año, en comparación con el resultado negativo de 745.000 euros en el mismo periodo del año anterior. El resultado operativo sigue sin ser positivo pese a que las ventas se han mantenido, debido principalmente a la evolución del negocio en España.
Según la empresa catalana, el resultado operativo ha sido negativo en 2,1 millones por los siguientes factores: caída de los precios medios debido a un deterioro del mix de producto vendido derivado de la comoditización del mercado; dificultad en la implantación de los incrementos de los precios de venta necesarias para repercutir el aumento de los costes de fabricación y liquidación de stocks no deseados a margen negativo.