La multinacional textil catalana Dogi registró un resultado negativo en el ejercicio 2008 con unas pérdidas que alcanzaron los 55,3 millones de euros, frente a los 22,15 millones de pérdidas de 2007. La cifra de negocio se situó en los 117,9 millones de euros, un 13,7% menos, informó hoy la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La compañía explicó estos malos resultados por los gastos no recurrentes, que representaron el 65% de las pérdidas, es decir, 33,8 millones de euros de los 55,3 millones que suman los números rojos. Algunos ejemplos son el cierre de la planta productiva de Filipinas, que supuso 12,8 millones de euros; la concentración en un único centro de las tres plantas en España, que ascendió a 3,7 millones; así como una nueva valorización del Fondo de comercio de la sociedad americana EFA, que supuso 6,3 millones.