Deutsche Telekom, la mayor operadora europea, ha aumentado un 32% sus ganancias del segundo trimestre hasta los 521 millones de euros. El dato está muy por debajo de los 743 millones de euros que habían pronosticado los analistas, debido en parte a la pérdida de clientes de telefonía móvil.