El operador de acciones y derivados alemán prevé un incremento del 10% en sus ingresos para este año siempre y cuando los mercados logren recuperar la confianza.

En datos concretos, Deutsche Boerse calcula que el volumen de ventas podría situarse entre los 2.100 y los 2.300 millones de euros y mantener el mismo ritmo de crecimiento de cara a 2012. Mientras, el EBIT podría colocarse en una horquilla de entre 1.050 y 1.250 millones de euros. Una previsión basada en una buena marcha de las bolsas internacionales, de lo contrario, si la economía empeora, los ingresos podrían no superar los 2.000 millones de euros.