El gestor de la bolsa de Fráncfort, Deutsche Boerse, aumentó el beneficio neto en el primer semestre el 15,8%, hasta 403 millones de euros (548 millones de dólares), frente al mismo periodo de 2006. Según su director, Thomas Eichelman, el resultado récord se debe al incremento de unas cifras de dos dígitos en todas las areas de negocio y a pesar de los altos costes en este período. Los costes extraordinarios ascendieron en el primer semestre hasta 43 millones de euros (58 millones de dólares) por la alta participación de los trabajadores de la empresa en el programa de opciones sobre acciones, la reorganización de la empresa y los gastos proyectados para la adquisición del mercado estadounidense de derivados ISE.