El fabricante de componentes para automóviles Delphi ha registrado unas pérdidas netas de 1.400 millones de dólares durante el primer semestre del año, frente a los 2.600 millones que perdió en igual periodo de un año antes. Delphi, que se encuentra en suspensión de pagos desde finales octubre de 2006, asegura que estas cifras incluyen los costes generados por el cierre de varias plantas, entre las que se encuentra la factoría de la localidad gaditana de Puerto Real. Además, la facturación de Delfhi retrocedió un 2,1% al situarse en los 13.700 millones de dólares.