El fabricante estadounidense de componentes para automóviles Delphi ha declarado unas pérdidas de 2.551 millones de dólares (1.735 millones de euros al cambio actual) en los diez primeros meses del año, tras provisionar 268 millones de dólares (182,3 millones de euros) para el cierre de su planta gaditana de Puerto Real. Delphi, que tiene obligación de comunicar su evolución mensual a la SEC al encontrarse en suspensión de pagos, facturó 13.206 millones de dólares (8.983 millones de euros) en los diez primeros meses del año, de los que 7.638 millones de dólares (5.196 millones de euros) correspondieron a General Motors, su antigua matriz.