El fiscal general de Nueva York, Andrew Cuomo, informó hoy de que presentó una demanda contra el fabricante de ordenadores Dell, al que acusa de prácticas financieras abusivas con sus clientes.
En la demanda presentada contra Dell y su filial financiera se acusa a la compañía de llevar a cabo tácticas financieras cuyas promesas iniciales no se cumplen y de no proveer un servicio adecuado. También se acusa a Dell de perpetuar el uso de numerosas otras prácticas engañosas de negocios relacionadas con sus servicios de apoyo técnico, financiación de promociones, ofertas de reembolso y actividades de cobro y recolección de pagos. Cuomo señaló en un comunicado que en Dell "el servicio al cliente no significa servicio alguno. Los clientes de Dell fueron intencionadamente engañados". La demanda busca que Dell deje de realizar estas prácticas abusivas y que pague compensaciones no especificadas aún por los daños y perjuicios a sus clientes. Entre las alegaciones en la demanda figuran que Dell presionaba a los consumidores, incluyendo aquellos que compraron contratos de servicio que prometían reparos "a domicilio el próximo día", a remover la cubierta externa de su computadora y remover, reinstalar y manipular sus componentes internos. También se le acusa de desalentar a los consumidores que buscaban apoyo técnico, pues aquellos que llamaban a la línea telefónica gratuita de Dell eran sujetos a largos períodos de espera, repetidas transferencias de llamadas y desconexiones frecuentes. Cuomo acusa también a Dell de utilizar piezas de repuesto o computadoras "reacondicionadas" defectuosas para reparar o reemplazar equipos de consumidores. Los documentos señalan que Dell engañaba a los consumidores para que comprasen sus productos con anuncios publicitarios que ofrecían promociones de financiación atractivas como la de un crédito sin intereses que en la práctica no era tal. El fiscal alega que aún a aquellos clientes con un muy buen historial de crédito les fueron denegadas esas ofertas y que en un esquema clásico de promesas iniciales que no se cumplen (lo que en inglés se conoce como "pesca y cambio"), se les ofrecía financiación con altos tipos de interés, que muchas veces excedían el 20%. La demanda también alega que la empresa facturó incorrectamente a los consumidores por órdenes que habían sido canceladas, por mercancías devueltas o cuentas que ellos no le dieron la autorización para abrir a Dell, y luego los hostigaron continuamente con cuentas y recolecta de pagos. La demanda explica que, aunque muchos consumidores contactaron repetidamente a Dell para notificarles de los errores, la empresa no suspendió sus actividades de recolecta de pagos. Pese a esta noticia, las acciones de Dell anotaban hoy un alza del 4,18% a 25,7 dólares aliviadas, según los analistas, porque la demanda, de la que circulaban rumores desde el martes, no se refería a la investigación en los estados contables de la empresa como se temía.