El ministro británico de Economía, Alistair Darling, cree que su país saldrá de la recesión a finales de año, pero calcula que la economía global aún afronta riesgos. En un artículo publicado hoy en el periódico The Guardian, Darling expresó su confianza en el retorno del crecimiento económico y aseguró que el Gobierno británico hará todo lo que sea necesario para que la gente pueda conservar su empleo.