El grupo cervecero Damm se ha marcado como objetivo alcanzar una facturación de 1.000 millones de euros dentro de su plan estratégico 2010-2014, para lo que prevé aumentar las ventas en el mercado norteamericano y anglosajón, según explicó hoy el presidente de la compañía, Demetrio Carceller. Damm obtuvo un resultado consolidado de 51,34 millones en 2008, un 33% menos, mientras que la cifra de negocios ascendió a 754,87 millones, un 4,6% más que en 2007. El consumo cayó sobre todo después de verano, como consecuencia de la crisis económica.