El grupo automovilístico alemán Daimler, propietario de las marcas Mercedes-Benz y Smart, cerró el primer trimestre del año con un beneficio operativo de 1.200 millones de euros, frente a unas pérdidas operativas de 1.400 millones en el mismo período de 2009, según datos preliminares avanzados por la empresa.

Todas las divisiones de la corporación consiguieron cerrar el primer trimestre del año en 'números negros'. Así, el beneficio operativo de Mercedes-Benz Cars se situó en 806 millones de euros, el de Daimler Trucks en 130 millones, el de Mercedes-Benz Vans en 64 millones, el de Daimler Buses en 41 millones y el del brazo financiero en 119 millones.