Criteria ha reducido su deuda neta en 267 millones de euros en los dos primeros meses de 2009. De este modo, la deuda de la ocmpañía ha pasado a representar el 20% del valor de los activos brutos, dos puntos menos respecto al cierre de 2008, según datos facilitados hoy por el director general de la compañía, Francisco Reynés, en una conferencia sobre inversión en tiempos de crisis de Esade.
La reducción de deuda ha sido de carácter ordinario, por la devolución de créditos pendientes, después de que las inversiones por más de 3.800 millones que realizó Criteria --sociedad que agrupa la cartera de participadas de La Caixa-- en 2008 aumentasen su deuda hasta los 3.944 millones (frente a los 1.264 de 2007), el 22% de los activos brutos.

Reynés destacó el "compromiso" de Criteria para reducir la deuda, más elevada que en otros holdings, y afirmó que pese a la crisis todavía hay "posibilidades de desinversión", aunque "menores que en otros momentos". De momento, lo que se ha producido en los dos primeros meses del año es una inversión de 10 millones de euros.

En un contexto de crisis financiera y caída de las bolsas, defendió que la clave de valoración de las empresas son los "fundamentales". Puso como ejemplo los bancos de la Europa del Este: "En 2007 estaban valorados en el 500% de sus activos y ahora en el 20%. No era real ni una cosa ni la otra, hay que analizar los fundamentales".

Sobre Europa del Este, añadió: "Ahora vemos el gran riesgo cuando antes veíamos la gran oportunidad". Argumentó que es un mercado con "grandes oportunidades de crecimiento en banca minorista" y que es necesaria una visión a largo plazo. Criteria adquirió el 4,9% del banco austríaco Erste Group Bank en 2008 por unos 600 millones, inversión que en pocos meses se ha depreciado.

Entre el 1 de enero y el 28 de febrero, el valor neto de los activos de Criteria ha perdido 2.137 millones, pasando de 14.252 millones a 31 de diciembre a 12.115 millones el 28 de febrero. La cotización de la acción pasó de 4,2 euros a 3,6%.

Pese al "batacazo" bursátil, Reynés explicó que Criteria mantendrá la retribución a los accionistas por encima del 4% de rentabilidad, y seguirá con su objetivo de incrementar la cartera financiera, que actualmente supone el 26% del total. Este objetivo hace susceptible de venta cualquiera de las participaciones industriales de la sociedad.

Respecto a la duración de la crisis, auguró que "no debería durar mucho más", y tocar fondo entre el segundo semestre de 2009 y principios de 2010, tras las inyecciones de liquidez de los Gobiernos, que repercutirán primero en el sistema financiero y luego en la economía real.

Con todo, reconoció que pese a la bajada de tipos de interés, los costes de financiación para las empresas son actualmente "los mismos o superiores" que los que tenían cuando los tipos de interés eran altos, porque su bajada coincide con el aumento de las primas de riesgo y de las comisiones asociadas a los créditos.

En el ámbito de la inversión, expuso que los inversores han abandonado la renta variable y los países emergentes y se han refugiado en "empresas de confianza" y en la deuda pública, sobre la que dijo que "en los últimos meses se ha comprado más que en los últimos cinco años".