El holding de participadas de La Caixa aumentó un 43% su beneficio recurrente del primer trimestre, hasta los 624 millones de euros.