Credit Suisse ha rebajado su precio objetivo de Mapfre a 2,55  euros desde 3,54 euros, tras un resultado de explotación más flojo en el 4t. Indica que las menores presiones sobre volúmenes y precios limitarán el crecimiento en España, y que la filial inmobiliaria y el banco de Mapfre sufrirán durante la crisis. En Latinoamérica, la interrupción del crecimiento económico limitará los resultados y es probable que se mantenga la competencia de precios en la filial estadounidense. También prevé menor rentabilidad de los ingresos en 2009, ya que la mayoría de inversiones de Mapfre es en bonos estatales a corto plazo. Reitera la recomendación de neutral.