El presidente de Iberia, Fernando Conte, ha dicho hoy que la competencia por la ruta Barcelona-Madrid va a ser "feroz y mortal" ya que en ella compiten cuatro aerolíneas, a las que se ha sumado el mayor competidor que hayan tenido nunca, el tren de alta velocidad. Conte ha señalado que la "competencia es buena" pero que le preocupa que sea con una compañía estatal y que es muy importante que el Estado se encargue de mantener las cuentas del AVE "absolutamente segregadas y rentables", frente a unos competidores que son empresas privadas "y que no jugamos con los impuestos de los ciudadanos, sino con nuestra propia cuenta de resultados".