El Instituto Nacional de Consumo (INC) tiene previsto realizar este año un total de 1.080 inspecciones en concesionarios de automóviles para corroborar que el nivel de emisiones de CO2 de los coches declarado por las marcas se corresponde con las emisiones reales, según datos de este organismo.