La inflación en la eurozona probablemente seguirá muy por debajo del objetivo del Banco Central Europeo de un nivel justo por debajo del 2% este año y el próximo por la fuerte contracción de la actividad económica, según Vitor Constancia, miembro del consejo de gobierno del BCE.  No obstante, Constancio, que también es gobernador del Banco de Portugal, agregó que "no hay riesgos importantes de espiral deflacionista".