De nuevo otro comienzo incierto en el parqué estadounidense. Ya acumula más de una semana de pérdidas y según como ha comenzado la cotización, parece que podría repetirse esa misma tendencia durante la jornada. En estos momentos el Dow Jones muestra una ligera bajada del 0,04%, el Standard and Poor’s sube levemente 0,07% y el Nasdaq asciende un 0,25%. Sin muchas referencias de gran calado, habrá que estar atentos a las noticias empresariales que se produzcan en los mercados.
Después de una semana de claras pérdidas ante la falta de estímulos en la economía estadounidense, la dinámica en el día de hoy podría ser calcada a lo que ha sucedido durante las últimas fechas. De hecho, el inicio de la sesión ha comenzado a la baja, como viene siendo costumbre durante estos últimos días. Tanto es así que con la bajada de ayer, el Dow Jones acumula ya la mayor caída en los últimos 14 meses. Un record en negativo, después del espectacular rally que vivió en julio.

La carencia de estímulos, de actividad empresarial, y de mensajes por parte de la Reserva Federal hacen que los inversores opten por la recogida de beneficios antes que por la compra de acciones. Así se ha producido estos días atrás y así parece que va a continuar, como tónica general, según la mayoría de los analistas económicos.

Sin grandes noticias catalizadoras y sin nada a lo que agarrarse, los inversores esperan con impaciencia los mensajes que lleguen por parte de la Reserva Federal o la evolución de otros mercados para tomar una decisión clara en Wall Street. Y, entretanto, hoy tampoco se esperan noticias macroeconómicas, ya que no será hasta el miércoles cuando la actividad en Estados Unidos gozará de mayor dinamismo.

Es precisamente ese día cuando se producirá una cita que puede resultar bastante clave que puede alterar al devenir de Wall Street, ya que el miércoles se harán públicas las actas de la reunión de la Fed y habrá que analizar lo que expongan las actas de dicho encuentro. Puede ser la llave para los mercados esta semana. Ante los rumores de que el tapering puede comenzar a producirse en el mes de septiembre, en la nueva reunión de la Reserva Federal Americana pueden esclarecerse muchas dudas en torno a la retirada de estímulos y el descenso de la compra de bonos. (ver noticia)

Tanto es el temor que existe en el mercado estadounidense y la intuición de que podría ceder posiciones en los próximos días que George Soros, inversor norteamericano que recientemente ha comprado títulos de Apple, optó por adquirir cortos del Standars and Poor’s. Considera que en las próximas fechas uno de los principales índices de Wall Street va a ir a la baja después de haber superado los 1.700 puntos, su máximo histórico, en el mes de julio. (ver noticia)

Por su parte, el oro se mantiene plano prácticamente con respecto ayer y el precio de la onza se sitúa en 1.365,60. El bono estadounidense a 10 años gana en rentabilidad un 1,94% hasta alcanzar 2,884%.

El euro se aprecia con respecto al dólar, después de la bajada de ayer, un 0,33% y el EURUSD se cambia a 1,3379 dólares. Por último, el barril de crudo Brent, baja un 0,56%, mientras que su precio se sitúa en 106,50 dólares.