Colonial ha puesto en marcha un plan para retribuir a sus altos ejecutivos con acciones de la compañía en función de los objetivos que se consigan en el año.

Colonial ha puesto en marcha un plan de acciones para su presidente, Juan José Bruguera, su consejero delegado, Pedro Viñolas, y el resto de miembros de su comité de dirección cuya ejecución está ligada al cumplimiento de un conjunto de objetivos económicos a cierre del ejercicio 2014.

El plan contempla la entrega de un máximo de 400.000 acciones de la inmobiliaria, representativas del 0,17% del capital social con que contará tras las operaciones de reducción de capital y contrasplit que prevé acometer la firma.

Con este reparto de acciones, la inmobiliaria busca establecer un sistema retributivo complementario "con el que lograr una aún mayor alienación de los interesas de los destinatarios con el interés principal perseguido por el consejo y el equipo directivo: la maximización del beneficio para el accionista".