A pesar de la subida que ha experimentado el selectivo español en las primeras jornadas del año – suma un 2,69% en tan sólo cuatro sesiones – todavía hay compañías que cuentan con potencial alcista de doble dígito. Dos incluso, Telefónica y Acciona, por encima del 20%. Y sin embargo, no son estas compañías la que mejor estructura técnica presentan de cara a las próximas semanas. Aquí algunos ejemplos.

De las 35 compañías que componen el selectivo español no hay ninguna que, desde que se ha iniciado el año, acumule pérdidas en su cotización. Valores como Gas Natural, Repsol o Banco Sabadell se colocan en la parte alta de la lista con subidas de más del seis por ciento en tan solo cuatro jornadas. En el lado contrario, Abertis, Inditex o Viscofan son las que acumulan subidas más livianas que en el mejor de los casos (el de Viscofan) llegan al 1%.

Lejos de configurar si este será el panorama hasta final de año, lo cierto es que tirando de estadística se aprecia que:

  • Un 70% de las compañías del selectivo cuentan con potencial alcista desde los precios actuales
  • Un 20% ofrece potencial de doble dígitosi tenemos en cuenta el objetivo de los brokers
  • Cerca de un 30% se ha pasado de frenada

Así quedaría el dibujo total:

 

 

Si atendemos a los valores que están en una mejor situación a corto plazo, según los indicadores técnicos, y todavía ofrecen potencial, estos son los valores en los que podría fijarse en las próximas semanas. Huelga decir que, aunque Telefonica es el valor que cuenta con más potencial, su estructura técnica mostrada en los indicadores es la peor del selectivo. Las pérdidas de más del 3% con las que cerró 2017 se unen al tibio comportamiento que ha experimentado la operadora en estos cuatro días de sesión.

Si tiramos de compañías que lo han hecho bien  y cuentan con el respaldo del gráfico, sin duda Merlin Properties e Inmobiliaria Colonial deben estar en esta lista. Las buenas perspectivas que tiene el sector en nuestro país se basan en una mayor confianza por parte de los inversores y su búsqueda de rentabilidad, lo que ha dado lugar a un incremento de las posibilidades de inversión en el sector.  A lo que se suma un entorno de tipos bajos y la reactivación de la economía, caldo de cultivo para que el sector crezca.

En el caso de Merlin Properties, aunque ha tenido una evolución tímida en estos cuatro días de negociación, cerró 2017 con una subida de más del 11%. A lo que se podría unir el 8% de potencial que ofrece si alcanza los 12,48 euros que estiman las casas de análisis. La socimi está entre las cinco primeras compañías del Ibex por puntuación en indicadores técnicos – 9 sobre 10 – al presentar tendencia alcista en todos los plazos, momento positivo y volatilidad a la baja. Variables que van a favor de ver nuevas subidas en la compañía a pesar de que el volumen a medio plazo vaya en contra de esta tendencia.

 

 

No hace falta ir muy lejos para ver a los títulos de Inmobiliaria Colonial, también con una puntuación de nueve y casi con la misma estructura a nivel técnico que su homóloga: tendencia alcista a medio y largo plazo, momento positivo y volatilidad a favor de la tendencia.  Y sin embargo, el potencial es algo más ajustado teniendo en cuenta que sólo se encuentra a un 2,26% de los precios a los que cotiza actualmente, en 8,90 euros. Esto es fruto de la subida de más del 2% que acumulan los títulos de la inmobiliaria en el año y más del 28% de revalorización que la que cerraron 2017.     

 

 

Por último, es necesario salir de este sector y mirar al título que mejor lo hizo durante el año pasado. Una revalorización del 45% que se extiende hasta más del 48% si unimos la subida que experimentado durante las cuatro sesiones de este ejercicio. Y aun con todo, IAG todavía ofrece un potencial adicional cercano al 7% si busca los 8 euros que el consenso le ha fijado como objetivo.

Aunque desde un punto de vista técnico tiene una puntuación menor que las anteriores, lo cierto es que está entre las diez primeras al presentar una estructura alcista en el medio y largo plazo, momento total  y volatilidad que aportan positivamente a la tendencia al alza del valor pero con un volumen como única variable que puede entorpecer el normal desarrollo de la acción.

 

 

A la aerolínea le ha beneficiado, y mucho, reducir su deuda por debajo de los 7.200 millones así como los datos de vinculación al tráfico aéreo, que siguen siendo favorables, lo que le permite aprovechar al máximo el crecimiento que viene experimentado el sector de turismo de ocio. Eso sí, el incremento en los precios del petróleo y la incertidumbre asociada a los efectos de la salida de Reino Unido son factores a los que hay que prestar atención y que podrían presionar a la baja su cotización.