Los Warrants se asocian con frecuencia a estrategias de inversión con marcado tono especulativo, sin embargo aportan otras utilidades, como la cobertura de posiciones de contado, a las que no está de más dedicarles unas líneas.
Imaginemos un inversor que tenga una cartera de acciones de BBVA y que quiere cubrirse de un potencial revés en el valor, ¿cómo podría llevar a la práctica esta estrategia?

Lo primero a la hora de plantear esta estrategia es elegir un Warrant lo más cercano posible al nivel de cotización que se quiere cubrir, de tal forma que a los niveles actuales la referencia de los 8,65 euros sería un posible nivel a utilizar.

Como consecuencia de la ampliación de capital que ha llevado a cabo la compañía en fechas recientes se ha realizado un ajuste en los Strikes y las paridades de los Warrants sobre este valor, así el antiguo PUT 9 con vencimiento en Diciembre de 2010 ha pasado a ser PUT 8,65 y la paridad ha pasado de ser 2/1 a ser 1.92/1. El ajuste en el Strike o precio de ejercicio y en la paridad de los Warrants sobre BBVA tiene por objetivo dejar a los titulares de Warrants sobre el valor al margen de eventos corporativos como este o como otros como un Split, un dividendo extraordinario o cualquier otro que afecte a la valoración de un título sobre el cual se emitan Warrants.
Si un inversor dispusiera a fecha de hoy de una cartera de acciones de BBVA valorada en 30.000 euros y quisiera cubrirse ante el potencial riesgo de caída del valor y quisiere cubrirse a niveles de 8.65 euros la operación a realizar sería la siguiente.

((Valor de la cartera en euros)/ Strike) x Paridad

En el ejemplo planteado el inversor debe comprar 6.659 Warrants que es el resultado de aplicar a la fórmula anterior y los datos que conocemos: Valor de la cartera 30.000 euros, el Strike utilizado (8.65) y la paridad de este Warrant 1.92/1.

A niveles de 8.65 euros en BBVA la cotización del Warrant elegido rondaría los 0,25 euros por lo que el coste de la cobertura sería de 1.665 euros o lo que es lo mismo el 5.55% del valor de la cartera.

Supongamos que el 17 de Diciembre de 2010, fecha de vencimiento del Warrant, BBVA cotiza en 7,50 euros y ha caído un 13,30%. La cartera de acciones de BBVA tendrá un valor de 26.010 euros perdiendo el inversor 3.990 euros.
El inversor que compró la posición en Warrants PUT llegado el vencimiento recibirá un importe de liquidación igual al Precio de Ejercicio menos el precio de cierre de la acción en la fecha de vencimiento (suponemos en este ejemplo que es de 7,5 euros) y ajustado por paridad 1.92/1 o lo que es lo mismo 0.5990 euros por Warrant. Al tener en cartera 6.659 Warrants lo que recibiría de forma automática sería una liquidación de 3.988.74 euros (cantidad casi idéntica a lo perdido en la cartera de contando).

De esta forma es posible dar a los Warrants una utilidad distinta a la mera especulación, otras posibilidades que ofrecen los Warrants son la extracción de liquidez o la combinación con productos de renta fija para construir un fondo garantizado indexado a la evolución de cualquier activo de los presentes en la amplia oferta de Société Générale