La Comisión Nacional de la Energía (CNE) emitirá entre este año y el siguiente unos tres millones de certificados de biocombustibles con un valor unitario de 350 euros, con lo que esta operación, que no tendrá coste para las arcas públicas ni condición de ayuda, rondará los 1.050 millones de euros, según fuentes del organismo.