El grupo lácteo Clesa, propiedad de la familia Ruiz-Mateos, facturó 368,9 millones de euros en 2009, un 15,9% más que el año anterior, según informó hoy la compañía, que prevé elevar sus ventas un 12% este año, hasta 412,7 millones de euros. La empresa alimentaria atribuyó la mejora de su facturación a nuevos acuerdos suscritos con cadenas de distribución y al incremento de las ventas en sus clientes habituales, así como a la mejora en su distribución nacional y expansión internacional.