El constructor aeronáutico francés Dassault Aviation advirtió hoy del deterioro experimentado por el segmento de aviones de empresa debido a la crisis económica y la mala imagen de los jets privados para ejecutivos en mercados clave como EEUU y reconoció que en los últimos meses grandes entidades como RBS o Citi habían cancelado pedidos para la adquisición de este tipo de aeronaves. El consejero delegado de Dassault Aviation, Charles Edelstenne, admitió en la rueda de prensa posterior a la publicación de los resultados de la compañía que algunos de los "clientes más prestigiosos de la empresa" habían cancelado sus pedidos en los últimos meses y señaló que entre estos se encontraban los bancos Citi y RBS, en ambos casos entidades que han requerido ayudas de sus respectivos gobiernos para superar la crisis.