La compañía Cisco Systems, fabricante de equipos para redes informáticas, ganó 7.300 millones de dólares durante su último año fiscal, cerrado el pasado 28 de julio, lo que supone un aumento del 31,4% frente al ejercicio anterior, informó hoy la compañía.
Con ello, el beneficio por acción fue de 1,17 dólares, frente a los 0,89 dólares del año anterior, según el grupo estadounidense, cuya facturación anual aumentó un 22,6%, hasta alcanzar los 34.900 millones de dólares. El flujo de caja del gigante informático, cuyos resultados superaron las expectativas de los analistas, alcanzó los 10.100 millones de dólares, un 27,8% más que un año antes. Sólo durante el último trimestre del ejercicio (mayo-julio), Cisco acumuló un beneficio neto de 1.900 millones de dólares, un 25% más que en el mismo periodo del año anterior, y una facturación récord de 9.400 millones de dólares, un 18,1% más que hace un año. Al igual que en el conjunto del año, el flujo de caja de Cisco avanzó durante el último trimestre, al pasar de 2.300 millones de dólares a 2.700 millones. El grupo se había propuesto que sus ventas subieran durante ese trimestre entre un 15 y un 16%, con lo que superó sus propias previsiones. Durante el año, Cisco se ha hecho con 297 millones de sus propias acciones, a un precio medio de 26,12 dólares (lo que supone un total de cerca de 7.800 millones de dólares), aunque todavía tiene autorización de su Consejo de Administración para invertir otros 8.800 millones de dólares en la recompra de títulos. Para este ejercicio fiscal, que para el grupo empezó el pasado 1 de agosto, la dirección de la compañía se ha propuesto entrar de lleno en lo que ha denominado "la segunda fase de internet" y encontrar nuevos nichos de mercado que le permitan aumentar aún más su eficiencia.