Las compañías españolas CINTRA SA. y ACS SA. firmaron hoy en Atenas con la griega GEK un contrato de 1.600 millones de euros para construir una carretera que conectará a Grecia central con la parte occidental dentro de cinco años.
La suscripción corrió a cargo hoy en el ministerio en Atenas por el ministro de Obras Públicas, Dimitris Suflias, y los representantes del consorcio greco-hispano "Hellenic Autopistas". La carretera tendrá una extensión total de 232 kilómetros y 175 de ellos pasarán por montañas, con "un completo respeto del medioambiente, opción que elevó los costes en 120 millones de euros adicionales para proteger la flora y fauna", declaró el político. "Se trata de una de las mayores obras de construcción de autopistas en Europa, dentro de un proyecto griego con un presupuesto de 8.000 millones de euros", dijo Suflias. La autopista de peajes "Eje Grecia Central E-65", de seis carriles de tráfico, cubrirá la distancia entre Skárfia y Panagiá, y se le sumarán los 57 kilómetros del tramo Skárfia-Rajes, en la prefectura de Fthiótida. La obra, que debe de estar terminada en cinco y medio años a partir del próximo septiembre, reviste una gran importancia estratégica debido a que conectará la Grecia occidental con la oriental. El Estado griego aportará los 500 millones de euros, de los cuales la mitad será proporcionada por la Unión Europea (UE), mientras lo tres componentes del consorcio aportarán el resto de la cantidad repartida en un tercio cada uno.