La banca europea se está acostumbrando a vivir con un margen de intereses exiguo y una ratios de rentabilidad incluso por debajo del coste de capital. El Banco Central Europeo (BCE) confirmó en su última reunión del Consejo de Gobierno que dejará los tipos de interés en los niveles actuales al menos hasta que termine el año. Un nuevo varapalo para el sector que esperaba que la normalización comenzase a partir de septiembre.

El mercado castigó duramente a los bancos durante 2018, lo que ha dejado al sector cotizando con valoraciones por debajo de diez veces beneficios frente a la media de las bolsas que se sitúa históricamente en las 15 veces PER, ratio precio-beneficio. Este 2019, los inversores sí están diferenciando más entre entidades y ya se empiezan a ver divergencias dentro del sector. Por ejemplo, BBVA se revaloriza este año más de un 15%, y Banco Santander se anota un retorno cercano al 11%, mientras que Caixabank se deja un 6,5%, Bankia un 5,5% y Banco Sabadell un 4%. En los dos meses y medio que han transcurrido en 2019, el sector bancario europeo se revaloriza un 10,1%.

“Somos cautos con la exposición de los bancos españoles a Brasil, México o incluso Turquía. Pero la realidad es que cuando miras a bancos como BBVA o Santander, son bancos muy sólidos y con posiciones diversificadas. Lo único que sucede es que algunos bancos tienen una posición de solvencia relativamente débil y creemos que hay una manera de aumentarla y de mejorar su política de dividendos, y realmente no estamos en este caso ahora mismo. No obstante, seguimos pensando que en el largo plazo los bancos españoles son muy sólidos y continuarán ofreciendo rentabilidad y que tienen margen para mejorar su política de dividendos”, explica  Alex Koagne, co-gestor del fondo ODDO BHF European Banks.

Cinco bancos europeos baratos, con alto dividendo y recomendación de compra

 

Algo más optimista con la banca se muestra el gestor español José Ramón Iturriaga de Abante. “Las valoraciones actuales, lo que siempre se acaba imponiendo, por debajo del valor en libro en bancos como BBVA, Sabadell y prácticamente todos los bancos domésticos, lo que ofrece es una gran oportunidad. Se normalizará a medida que vaya avanzando el año y veamos que esas expectativas de ralentización de la economía no son tantas y que el BCE en algún momento tendrá que actuar”, explica el gestor de los fondos Okavango Delta FI, Kalahari FI y Spanish Opportunities.

Dentro de la banca europea se pueden encontrar grandes oportunidades. Es el caso del francés BNP Paribas que cuenta con unos dígitos muy interesantes pese a los tipos de interés aplicados en la eurozona del 0% e incluso del -0,4% para los tipos de interés aplicables a la facilidad de depósito. BNP se revaloriza este año un 11,2% en el Cac 40 francés, cuenta con un PER de 7,6 veces, ofrece una rentabilidad por dividendo del 6,8% y además tiene el favor del consenso de los analistas que recomiendan comprar sus acciones.

 

Un caso similar ocurre en el holandés ING con un retorno vía dividendo del 6,2%, con alzas del 17% en bolsa en 2019 y un PER de 9 veces, además de tener el favor de los analistas que apuestan por comprar sus títulos. Cabe destacar que ambos bancos superan a sus comparable tanto en rentabilidad por dividendo, la media es del 4,5%, como en precio con un PER medio del sector en las 9,96 veces, según recoge Reuters.

Otros tres bancos a tener muy en cuenta en este momento son el francés Crédit Agricole, el italiano Mediobanca y Banco Santander, todos ellos con recomendación de compra por parte del consenso, con rentabilidad positiva este año y con partidas generosas para sus accionistas más fieles que esperan cobrar el dividendo.

 

En el caso de Crédit Agricole cotiza a un precio de 7,9 veces, se revaloriza en el Cac 40 un 16% con un retorno vía dividendo del 5,75%. Mediobanca, por su parte, tiene un PER de 9,2 veces, acumula un alza en el FTSE Mib del 20% y por dividendo su retorno es del 5,2%. Santander cotiza con un PER de 8,8 veces, sube en el Ibex un 11% y el retorno por dividendo es del 5,22%.

"Banco Santander es un banco muy diversificado con exposición tanto a países desarrollados como emergentes. El banco ha sido capaz de generar históricamente retornos por encima de su coste de capital, aunque las divisas han erosionado su capacidad de crecimiento. El banco tiene un posicionamiento sólido en aquellas geografías en las que opera, con la excepción de Estados Unidos", explicó el presidente y director de inversiones de Bestinver, Beltrán de la Lastra, en el último desayuno informativo de la gestora nacional en la que informó de la adquisición de acciones de la entidad.

"En la situación actual pensamos que el banco descuenta un escenario muy pesimista, cotizando por debajo de una vez valor en libros ajustado, algo que ocurre en pocas ocasiones a lo largo de un ciclo económico. Aunque el entorno es incierto, tanto en términos económicos como políticos, el banco tiene la capacidad de reducir costes para compensar la posible caída de ingresos, especialmente en España, con las sinergias generadas con la compra de Popular", añadió el sucesor de Francisco García Paramés en Bestinver.