Entre los descensos que auguran los futuros de Wall Street para la apertura de la jornada destacan los que sufren las acciones de Chevron. La compañía petrolera baja un 1,9% en la preapertura, después de publicar al cierre de ayer unos resultados inferiores a lo esperado. Las caídas del precio del petróleo, un 1,5%, por debajo de 60 dólares, tampoco ayudan al sector energético.