Cepsa, la segunda petrolera española, ha obtenido durante el primer semestre del año un beneficio neto de 407 millones de euros, un 16 por ciento menos que en el mismo período del ejercicio pasado. El descenso del beneficio se debe, según la petrolera, a la debilidad del dólar y al incremento de la fiscalidad en Argelia. El resultado bruto de explotación ha llegado a los 719 millones, un 23 por ciento menos que en 2006, mientras que el resultado operativo ha sido de 604 millones, un 18 por ciento por debajo del año pasado.