Cementos Molins prevé más que duplicar su deuda hasta 2011, cuando se situará en los 500 millones de euros, con el fin de mantener sus proyectos de inversión, que suponen unos 650 millones de euros, informó hoy consejero delegado de la compañía, Joan Molins. Molins argumentó que tras años de reticencia al endeudamiento, Cementos Molins tiene capacidad para hacer frente a las inversiones para "estar mejor preparados" que el resto del sector cuando acabe la crisis. En un encuentro con prensa previo a la junta de accionistas que la compañía celebra hoy, "Estos años irá creciendo la deuda, si bien la empresa no prevé ningún tipo de problema por ello, ya que el actual endeudamiento ya ha sido refinanciado y el resto es a largo plazo", explicó el consejero delegado en la rueda de prensa previa a la junta de accionistas de la empresa.