Los resultados de la cadena francesa de supermercados descendieron un 45% en 2008, al situarse en 1.270 millones de euros, muy por debajo de los 1.820 millones previstos por los analistas consultados por Reuters.