Caja España se ha desprendido de un paquete de cerca de 577.000 acciones de Ebro Puleva, con lo que su participación en el grupo alimentario se ha reducido hasta un 3,81%, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). De este modo, la caja de ahorros castellanoleonesa continúa con el anunciado proceso de desinversión en títulos de la compañía, donde hasta hace menos de un mes controlaba un 5,16%.