Caixanova acaba de crear un programa de apoyo financiero denominado 'Línea Anticrisis' que tiene una dotación inicial de 200 millones de euros y va dirigido a sufragar los trabajos ejecutados por pequeñas y medianas empresas adjudicatarias de obras realizadas con cargo al Fondo Estatal de Inversión Local (Plan E). De esta forma, la caja gallega adelantará a las pymes beneficiarias hasta un 90% de los importes correspondientes a las certificaciones de obra, lo que, según explicó la entidad, "supondrá para estas compañías una inyección de liquidez suficiente para la ejecución de los trabajos y el mantenimiento, en general, de su actividad".