Esta depreciación está cifrada en 524 millones de euros, de acuerdo con la metodología de la autoridad bancaria europea. La cartera de deuda soberana de la caja está valorada en 10.695 millones de euros a 30 de septiembre de 2011 y materializada en su práctica totalidad en títulos de renta fija española con baja duración (tesoro público y

administraciones públicas autonómicas y locales).

La Caixa espera cubrir la necesidad de capital de 602 millones con la generación de beneficio prevista de aquí a 2012.