CaixaBank logró en el primer trimestre del año un beneficio de 704 millones de euros, lo que supone un aumento del 74,7% respecto a los 403 millones del primer trimestre del pasado año. 

El resultado del banco catalán se apoya en el crecimiento de los ingresos, con un aumento del margen bruto del 19,5%, hasta los 2.262 millones, impulsado por la fortaleza de los ingresos del negocio bancario (2.008 millones, +6,5%), según la información remitida ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La entidad que preside Jordi Gual aumenta el margen de intereses un 4,3%, hasta los 1.203 millones, las comisiones crecen un 6,4% hasta los 625 millones y los ingresos y gastos por contratos de seguro o reaseguro aumentan un 24,9%, hasta los 138 millones.

El ROE (rentabilidad sobre recursos propios) se eleva hasta el 8,1% desde el 6,9% del primer trimestre de 2017, el ROTE (rentabilidad sobre activos tangibles) llega al 9,8% desde el 8,4% conseguido entre enero y marzo del año anterior, mientras que la rentabilidad sobre activos (ROA) se mantiene en el 0,5%.

Las pérdidas por deterioro de activos financieros disminuyen hasta los 139 millones, un 44,3% menos respecto al mismo periodo de 2017. Las otras dotaciones a provisiones se reducen un 86,3%, ya que en 2017 recogían impactos extraordinarios negativos asociados a prejubilaciones y al saneamiento en Sareb, según explica la entidad.

Los activos líquidos totales se sitúan en 73.216 millones, con un crecimiento de 441 millones en el trimestre. El Liquidity Coverage Ratio medio (últimos 12 meses) del banco alcanza el 194%, muy por encima del mínimo puntual del 100% requerido a partir del 1 de enero de 2018.

Caixabank alcanza una ratio Common Equity Tier 1 (CET1) del 11,6%, en línea con el rango fijado en el plan estratégico de la entidad, del 11%-12%, y el capital total, en términos fully loaded, alcanza el 16,1%, por encima del objetivo del plan estratégico del 14,5%.

Los ingresos de la cartera de participadas se sitúan en 271 millones. Incluyen los resultados de las entidades valoradas por el método de la participación y los ingresos por dividendos.

La contribución a resultados del negocio de BPI asciende a 40 millones (22 millones en febrero y marzo de 2017). La aportación total de BPI, incluyendo el resultado de sus participadas, alcanza los 169 millones.

Las acciones de la entidad con sede en Valencia suben este viernes un 0,23% hasta los 3.969 euros por acción. En los últimos doce meses, las acciones suben un 1,9%, mientras que en el año se revalorizan cerca de un 6,5%.