Caixabank ha presentado ante el Comité Nacional del Mercado Valores sus resultados del primer semestre, dando cuenta de un beneficio neto de 408 millones. Esta cifra, si se compara con el mismo período del año pasado, supone un cuantioso incremento del 146%.  

Los ingresos de CaixaBank han alcanzado los 3.629 millones de euros de margen bruto, un 6,3% más respecto el mismo periodo del año anterior, y el margen de intereses asciende a 1.959 millones, un 9,7% más, mientras que el margen de explotación ha caído un 57,3% hasta 789 millones, tras unos costes extraordinarios de 821 millones de euros derivados "en su práctica totalidad" del ajuste de la plantilla de la entidad.

La entidad presidida por Isidre Fainé tiene actualmente un 'core capital' del 11,6% y una liquidez de 64.604 millones (+11.512 millones), un 18,4% del total de los activos del grupo, mientras que la morosidad es del 9,75% (+34 puntos en el trimestre) y la ratio de cobertura en el 75%; la morosidad alcanza el 11,17% y la cobertura el 66% (146% si se incluye la garantía hipotecaria).