La inflación aumentará una décima en junio, hasta el 2,4 por ciento, según las previsiones del Servicio de Estudios de Caixa Catalunya. La aceleración del avance interanual del IPC se debe a la contención en la caída del componente energético, y la inflación subyacente se estabilizará en el 2,5 por ciento. El componente energético frenará su descenso interanual hasta el -0,9 por ciento desde el -1,6 por ciento anterior, reduciendo su presión a la baja sobre la evolución del IPC general.